Parador de Turismo

El parador de Veruela se retrasa, como mínimo, hasta el 2012.


La apertura del parador del Monasterio de Veruela se retrasará hasta el primer semestre del 2012. Así se desprende de una respuesta del Gobierno al senador del PP, José Atarés, en la que se especifica que durante la ejecución del recinto se ha tenido que modificar el proyecto inicial debido a las malas condiciones en las que se encontraba el la estructura del monasterio nuevo y a la incorporación de nuevas estancias del monasterio viejo, que han obligado a consensuar una vez más el proyecto con la Comisión de Patrimonio.

"Este proyecto se anunció cuando José Montilla era ministro de Industria y Turismo en el año 2004 y ahora su apertura vuelve a retrasarse, a pesar de que inicialmente estaba previsto abrirlo con motivo de la Expo", indicó Atarés.

"Demasiadas demoras y demasiados compromisos incumplidos con este singular espacio y con este proyecto tan requerido desde la comarca de Tarazona y apoyado por todas las formaciones políticas", lamentó el senador, quien reconoció la "complejidad" que implica actuar sobre bienes de interés histórico y patrimonial. "A pesar de ello no son justificables los retrasos habidos si partimos de los anuncios del ministro José Montilla, el secretario general de Turismo, Raimon Martínez, y el presidente de Paradores nacionales, Antoni Costa, acompañados del presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, y del presidente de la Diputación de Zaragoza, Javier Lambán, en noviembre del 2004", apuntó.

En su opinión, "la necesidad de intervención en el Monasterio de Veruela ha contado con todos los parabienes políticos, salvo el compromiso efectivo del Gobierno para concluir en plazo este proyecto". Para el senador popular, "revitalizar el turismo interior es una aspiración y una necesidad, más en los tiempos que corren" y el parador en Veruela "serviría como un magnífico reclamo para la red turística de la comarca".

En la respuesta al senador, el Ejecutivo asegura que las obras se encuentran "en plena ejecución", aunque reconoce que durante la ejecución de los trabajos se ha producido un "modificado" debido a que la estructura del monasterio se encontraba "en peor estado de lo previsto". A esta modificación hay que añadir otra: la incorporación al proyecto de estancias nuevas, como el claustro superior, el salón abacial y el salón de los monjes